Cómo cuidar la columna vertebral en el trabajo

Empieza otoño y toca cuidarse. Es el momento de acabar con el dolor de espalda. Deja que una buena silla de oficina cuide ti y te mime. Acaba tu jornada laboral con el cuerpo descansado y sin tensiones.

COLUMNA VERTEBRAL

columna-vertebralSiempre se ha dicho que más vale prevenir que curar. Antes de adentrarte en la vorágine laboral, date un respiro. Reflexiona con calma y haz un punto de inf
lexión. Tu columna vertebral sufre cada día. Su dolor se extiende a las cervicales, los lumbares y la cab
eza. Llegas a casa como si te hubieran dado una paliza. Sin embargo, a penas te has movido de tu mesa de oficina.

Te preguntas el porqué de esta situación que se repite a diario. No entiendes cómo puede ser que sin moverte, tu cuerpo está tan malherido. Es muy fácil. Eres un ser humano y has venido al mundo para estar en movimiento. No obstante, pasas el día sentado. Apenas mueves el cuerpo. Es cierto que haces deporte, pero si el día tiene 24 horas, unas 10 horas estás en la silla. Tus articulaciones no se mueven más que para darle al teclado. Siempre realizas el mismo movimiento de forma repetitiva. No realices ningún movimiento diferente. Tus articulaciones parecen las de un robot.

Si añadimos que a silla no es muy cómoda. Nunca sabes como sentarte. He aquí la causa de todos tus males: una mala postura para sentarse y una mala silla de oficina.

SILLA OFICINA

cuidar-espaldaHa llegado el momento. Mima tu cuerpo, dale lo que necesita. Tu columna vertebral sufre cada día en el trabajo. Más de 8 horas sentado pasa factura. Tu columna vertebral sufre, se resiente y altera el resto de articulaciones. Trabaja con una silla de oficina ergonómica y verás como todos esos dolores desaparecen.

¿Qué es una silla de oficina ergonómica? Una silla que se regula en altura y también en el respaldo. Una silla que se adapta a tu columna vertebral, que respeta tu espalda y tus articulaciones. Una silla que incorpora brazos regulables en altura para que cuando intentes inclinarte hacía delante de forma inconsciente, los brazos te detengan en tu movimiento. Una silla que es tu segunda piel y no te permite adoptar malas posturas.

Otoño, tiempo para cuidarse.

sillas-oficina

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *