Más allá de los medicamentos: tratamientos para realizar en casa

Pasar tiempo en tratamiento y después de haber estado hospitalizado en un veterinario como puede ser el de polop  puede ser aterrador e incómodo para los animales domésticos, y el dolor puede aumentar el malestar. Los agentes farmacéuticos que mandamos los veterinarios se administran a menudo para controlar el dolor, pero hay otras modalidades que pueden proporcionar alivio, ya sea solo o en combinación con la terapia de medicamentos mandada por su veterinario, aunque estos tratamientos se recomiendan siempre con el asesoramiento del profesional de veterinaria.

Muchas de ellas son las mismas que aplicaríamos a una persona, sólo con el cuidado de hacérselo a un animal que no puede hablarnos y decirnos como se encuentra en cada momento.

Ropa de cama para la mascota y posición

Hay que usar ropa de cama adecuada para la que su mascota se encuentre cómoda  (por ejemplo, toallas, mantas, cuadrados de alfombra, esteras de yoga) es esencial para la comodidad del animal para proporcionar el acolchado y una superficie antideslizante. Esto es muy recomendable en aquellos casos en los que el animal acaba de salir de la clínica veterinaria y aún tiene que pasar mucho tiempo en reposo.
Algunos animales por su estado pueden requerir más amortiguación para evitar la formación de úlceras, en lugares tales como las caderas y los codos. (Una buena regla general es usar un centímetro y medio de relleno para cada 30 kilos de animal) Es positivo volver a recolocar al animal por lo menos cada 4 horas intentando aliviar las zonas de la presión en riesgo como son los codos y las caderas. Cambiarlo de posición será bueno para el animal para que no se resientan estas zonas, al igual que haríamos con una persona mayor.

Realización de movimientos pasivos y ejercicios.

Los animales que por su situación actual tienen una movilidad limitada, bien porque estén recién operados o enfermos, se les deben dar amplitud de ejercicios de movimientos pasivos, es decir con ayuda y sin que el animal apenas se mueva, moviendo sus extremidades de forma suave.

Para hacerlo solo debemos coger las patas del animal estirarla suavemente y moverla, volver a dejarla de forma flexionada y repetir la operación, e igualmente con el cuello del animal.

Lo cogemos de debajo de la cabeza  y le hacemos estirarla junto con el hocico suavemente, seguidamente le cogemos de la nuca y hacemos que flexione el cuello bajándole el hocico, lo repetimos varias veces y muy despacio, con cuidado.

Esto se utiliza para ayudar a prevenir las contracturas de las articulaciones y el acortamiento de los tejidos blandos, además de reducir el dolor y mejorar la circulación de la sangre, que evita los riesgos de un trombo por pasar mucho tiempo prostrado.

Terapia musical para perros, gatos y mascotas

La música se ha utilizado terapéuticamente tanto en animales como en personas de forma médicamente testada. La música clásica veterinaria y humana se ha demostrado que ayuda a aliviar el estrés, la ansiedad, la inquietud y el dolor. En 2008, un investigador de sonido y un neurólogo veterinario colaboraron para producir un álbum que contiene arreglos de piano clásico clínicamente probados para reducir la ansiedad en perros. Además hay una versión para los gatos que ya está disponible, y otras compañías están produciendo grabaciones similares. Aquí algunos ejemplos:

(Todos están disponibles en Amazon.)
La terapia musical debe aplicarse sobre cada animal y ver las reacciones del mismo. La música para perros, gatos y otras mascotas ha sido demostrada que les ayuda tanto en su día a día como para cuando están enfermos.

La crioterapia o terapia de frío

La crioterapia se trata de aplicar frío en las zonas afectadas,  se puede utilizar en animales después de la operación o después de un trauma como es un golpe, para proporcionar un estado analgésico y para reducir la inflamación, edema y espasmo muscular.

  1. Aplique una toalla fina sobre la zona afectada y cúbralo con la almohadilla o una toalla con una compresa fría o con hielo dentro de un paño. Nunca lo haga directamente sobre la piel.
  2. Hágalo durante 15 o 20 minutos.
  3. El enfriamiento puede penetrar aproximadamente 4 cm de profundidad si el área no tiene otro vendaje. Si se aplica sobre el vendaje grueso o toallas gruesas, se reducirá la penetración.
  4. La crioterapia debe administrarse con precaución en animales con heridas abiertas, fracturas, en animales con hipertensión o muy jóvenes o ancianos.
  5. Debe evaluar si hay enrojecimiento durante y después de la aplicación para garantizar la seguridad del tratamiento.

Terapia de calor

La terapia de calor se puede utilizar en los animales con artritis crónica, espondilosis, o músculo, tendón o ligamento con estanqueidad (todo ello debe haber sido anteriormente diagnosticado por un veterinario), sirviendo para la mejora de la circulación con ejercicios musculares.

  1. La terapia de calor se hace a través de la vasodilatación, proporcionando una analgesia y relajación de los espasmos musculares. La vasodilatación consiste en que dado el calor se abren los vasos sanguíneos del animal dejando pasar mejor la sangre y por tanto favoreciendo la circulación.
  2. También ayuda a los tejidos blandos, porque cuando el tejido se calienta antes de estirar, la cantidad de estiramiento obtenida se mantiene durante un período de tiempo.
  3. El calor aplicado superficialmente, como con una compresa caliente o paño caliente, puede penetrar aproximadamente 2 cm de profundidad y ayuda a aliviar el dolor crónico en las articulaciones y su rigidez.
  4. La terapia de calor no debe utilizarse en animales con infección y el calor no se debe aplicar a las áreas con signos de inflamación aguda, incluyendo una mayor temperatura de la piel, enrojecimiento, e hinchazón.
  5. La terapia de calor se puede utilizar con precaución en animales con disminución de la circulación, disminución o ausencia de sensibilidad, e hipertensión, siempre y cuando nos lo haya indicado un profesional, pero se pueden producir dañinos efectos como es el dolor pueden si se calienta la zona por encima de 45º

Terapia de Masajes

La terapia de masaje alivia el estrés, la ansiedad y el malestar, aumenta el retorno venoso y puede tratar eficazmente a los animales con dolor, además de ser muy recomendada para tranquilizarlos y aliviar el estres. Algunas formas de masaje que se pueden usar son:

  1. Acariciar al animal, que implica simplemente pasando una mano desde el cuello a la cola y proporciona un aumento en el flujo de sangre, además de consuelo y cariño.
  2. Un masaje donde los dedos, los dedos pulgares o la palma de la mano se utilizan para hacer movimientos circulares sobre la zona a masajear, para reducir la inflamación.
  3. Percusión, se trata de dar pequeños golpes energéticos pero muy suaves en la zona, esto ayuda a relajar los músculos, y proporcionar estimulación general.

El masaje está contraindicado en animales en estado de shock o con fiebre, inflamación aguda, infección, tumores, problemas de la piel como la tiña, durante las fases agudas de la enfermedad viral y descompensación cardíaca.

Conclusión

Usted en casa también puede realizar algunos de esos ejercicios bajo las indicaciones de su veterinario o ante la lógica en casos más comunes. Estos tratamientos son utilizados en las clínicas veterinarias cuando los animales se encuentran en ellas, pero no le impide continuar con ellos si es positivo para el animal La aplicación de estas terapias pueden ayudar a disminuir el dolor y la ansiedad de la mascota tratada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *